ASOCIACIÓN ANTIGUOS ALUMNOS REDENTORISTAS Y CORO SAN ALFONSO
          ASOCIACIÓN    ANTIGUOS   ALUMNOS   REDENTORISTAS  Y  CORO   SAN   ALFONSO   
Requiem de Mozart Pulsa para detener.

SUMARIO:  

Luis Fernando Vilchez, Emiliano Rodríguez, ; Manuel Pérez,  José A. del Río,  José Triviño,  Ramón Salamanca,  Carlos López,   Luis Torrecillas.

LUIS FERNANDO VILCHEZ

Te envío algunos testimonios sobre el P. Paz.Algunas cosas las sabéis, pero seguro que algunas otras pueden ser menos conocidas.

 

Llegó como profesor y Socio a Santa Fe, recién ordenado, en el curso 1956-57. Los de mi promoción (la 3ª) cursábamos 4º de Bachillerato, el curso en el que además nos tocaba hacer en el Instituto Padre Suárez la reválida de 4º, ¡algo serio!, ya quisieran los de la ESO de hoy tener el nivel que se nos exigía, hablo en serio ... 

 

Estando mi curso en 6º, por tanto el último en Santa Fe, el P. Paz montó una pequeña zarzuela titulada "El sacristán de la aldea", que me pidió acompañar al piano, y algún pasaje al armonio (antes, colaborar para que todo el mundo se aprendiera sus papeles ) y cuyos artistas-cantantes eran de unos u otros cursos y el pequeño coro lógicamente también. Recuerdo que los dos papeles principales los hacían dos compañeros de mi curso: Pedro Pacetti del Moral, de Loja (magnífico defensa titular del equipo del Jovenado y buen amigo mío) y Manuel García Jerónimo, de Brácana, que tenía excelentes dotes teatrales. Como curiosidad: Esa misma zarzuela la ofrecimos en el Estudiantado de Valladolid, estando los de mi curso (ya quedábamos cinco o seis, entre ellos Manuel López Castillo, de Churriana, Pacetti, Mariano Alonso, de Córdoba, Antonio Villena Muñoz, del Padul, todos grandes amigos míos y un servidor) en segundo de Filosofía, curso 1960-61. Los "artistas" ya fueron otros, pero Pacetti repitió y yo acompañé la obra tocando el piano de cola, ¡todo un tesoro", marca alemana Bechstein, que siempre estuvo en Valladolid y ha acabado su vida creo que arrumbado en Félix Boix ... Aquella fue una iniciativa nuestra, para la cual tuvimos que pedir los permisos correspondientes al Prefecto, P. Latasa y al grandísimo músico P. Sanjosé, que se resistía a "dejar" el piano de cola ..., pero, como dicen los niños pequeños en la escuela, "me tenía enchufe"... Más de una vez, cuando estoy ensayando en el piano de mi casa, toco alguna de las piezas de esa "famosa" zarzuela"

 

Y, siguiendo con la música, al terminar 4º en Santa Fe, unos días antes de ir a casa para las cortísimas vacaciones de las que disfrutábamos con nuestras familias, el P. Paz me dio un librito con una colección de canciones "patrióticas", creo que casi todas vinculadas al Frente de Juventudes: La mirada clara y lejos, En pie, camaradas, Montañas nevadas, himnos de Infantería, de la Legíón y del ejército del Aire, etc, con el encargo de que me las aprendiera. Al llegar a Hazas Llanas, a la caída de la tarde y sentados en la ladera de aquel pequeño monte desde el que se veían unas bellísimas puestas de sol, fui repitiendo frase por frase musical y así todos las aprendieron de memoria. Luego, por el impulso del P. Paz, las cantábamos bajando por aquellos montes siempre que hacíamos excursiones. El ritmo de las canciones hacía que bajáramos "a toda pastilla" y el cansancio no hiciera mella en nosotros. Daría lo que fuera por recuperar aquel librito de canciones. Todavía las recuerdo, letra y música incluidas. 

 

No quisiera olvidar, siempre tomando como referencia al P. Paz, que al final de 1957 (otoño-invierno), la inmensa mayoría de los niños del Jovenado padecimos la gripe asiática, con fiebres muy altas. Era una gripe grave, que, al revés que este maldito virus de ahora, atacaba a niños, adolescentes y jóvenes. Recuerdo perfectamente ese episodio, en el que murieron en España 10.000 personas (he contrastado el dato). Lógicamente, siendo así las cosas, los colegios, internados y centros similares de toda España fueron víctimas singulares de ese mal. Gracias a Dios y a nuestra Madre del Perpetuo Socorro, ningún compañero falleció. Un día, estando yo en cama y con fiebre muy alta, mi madre (con la connivencia del portero, el H. Miguel Antonio) acudió a verme, muy preocupada, a una de las habitaciones individuales que ya ocupábamos en el último piso los "mayores" (a partir de 4º), en lugar del dormitorio común.

 

Por último, con ocasión de una gran festividad en el Perpetuo Socorro, Granada, cantamos la Misa de Perossi a tres veces (creo que yo estaba en 5º, por tanto año 1958) y tuve la satisfacción de acompañarla al órgano de la iglesia, que ahora me dicen que está restaurado o por lo menos con un buen arreglo. ¡A ver cuándo tengo ocasión de tocarlo! El director del coro era el P. Chaverri, nuestro profesor de Música, pero el P. Paz, nuestro Socio, siempre estaba en medio de esas iniciativas, impulsándolas. 

 

Y, pasados los años, tuve ocasión de relacionarme frecuente e intensamente con el P. Paz. Fui, siendo muy joven (entre los 26 y los 28) su Socio de Estudiantes en Valladolid, siendo él el Prefecto de Filósofos (1968-1970), tras haber hecho por mi parte la Licenciatura (curso 1967-68) en Teología en la Facultad de los Jesuitas de Cartuja. Al terminar me destinaron a ser profesor de Teología en el Estudiantado de Valladolid durante esos dos años. Expliqué Teología Dogmática, además de ser profesor de música y director del coro de estudiantes.

 

El P. Paz me pidió diversos encargos durante sus etapas de Provincial, algunas de ellas relacionadas con Psicología, y tuvimos siempre una excelente amistad. Pero, más allá de todas estas anécdotas, quiero dejar constancia de que el P. Paz fue un sacerdote, religioso y redentorista cabal, piadoso, hombre de fe, con una especial devoción a la Virgen. Recto y serio en su proceder, con los años moduló su talante hacia expresiones más afectivas, en todo lo cual tuvo que ver su estancia en Granada y su relación con todos vosotros a través de la Asociación. Seguro que goza de la paz de los justos y de los hombres buenos.

 

De todo esto, amigo Luis, puedes publicar lo que estimes conveniente para conocimiento o para rememorar, según los casos, algo que es parte de nuestra historia personal y colectiva y, en este caso, con aspectos muy vinculados al querido P. Paz.

EN MEMORIA  DEL PADRE PAZ

CUANDO SALÍ DEL JOVENADO SIGUIÓ ESCRIBIÉNDOME Y ACONSEJÁNDOME.

 

     Dos personas han influído decisivamente en mi vida: una fue D. Mariano Granados,  párroco de La Malahá y Escúzar, quién nos llevó a Santa Fe a Dionisio, Palma y a mí. Antes y después de ese momento fue un gran apoyo para mi familia.

Otro es el querido Padre Paz. Le conocimos joven y su juventud su trabajo y su bondad poblaron de ilusiones nuestros sueños. Se entregó a nuestra formación y cuidados dando cuanto podía, con alegría como única recompensa.

     Cuando salí del jovenado siguió escribiéndome y aconsejándome. Más tarde cuando nos reencontramos se convirtió en guía y animador de una amistad en la que compartíamos deseos, ideas y esperanzas.

       El bautizó a mi hijo Ángel  estuvo respetuoso pero, cercano a mi familia, en los momentos difíciles de mi separación matrimonial; a la que fue mi mujer acudía para que le acompañara cuando compraba para vestir.

Siempre le estaré agradecido. Me entristece su pérdida y como dije el día de su muerte me alegro de haber podido darle una alegría cuando en enero pasado le visitamos en Astorga.

 

Su recuerdo permanecerá emocionado entre nosotros; el nos enseñó y demostró que la vida es oscuridad cuando no hay fe, cuando no hay anhelos. D.E.P.

                                                                                                                                        Emiliano Rodríguez Carrillo. Abril 2020

DIÁLOGO  QUEDO  DEL  MODELO  Y  SU  PINTOR​                                             IN MEMORIAN DEL P. PAZ

Por Manuel Pérez Molina

 

                Ante la luctuosa noticia del fallecimiento de nuestro muy querido Rvdo. PADRE PAZ, se agolpan en mi mente, multitud de vivencias y gratos recuerdos junto a él, desde los ya lejanos años de estancia en el Seminario de Santafé, estrenando juventud.

             Allí coincidimos, novatos, los dos. Él, recién Ordenado; con serio aspecto, ( así me lo parecía ), de humor Maragato, pero con inabarcable ilusión por darse a todos, en sabios consejos y prácticas enseñanzas.

            Desde su llegada, transmite la rectitud de carácter y firmes convicciones, con la sana alegría del buen Docente, fomentando el compañerismo a ultranza.

Contagiado, qué duda cabe, por el extrovertido carisma andaluz, alegre y divertido del alumnado que lo rodea, pronto se siente como en su casa. Se muestra vitalista y fogoso, como corresponde a su jovencísima edad, en todas las actividades que con ilusión desarrolla, fiel al Axioma : MENS SANA IN CORPORE SANO.

          Inquieto y creativo, pronto pergeña CUMBRE, ventana a la inventiva poética, en ilusionante competición, donde mostrar trabajos literarios. 

        Creó con el Curso de la Quinta Promoción, ampliado posteriormente a los sucesivos Jovenistas, tanto de Santafé, como los de Astorga y el Espino, la gran Asociación de Antiguos Alumnos Redentoristas.

Sólo un par de Cursos en el Jovenado, me marcaron la senda de vida a seguir. Fuera de él, en casa con mis padres y hermanos, inicié la andadura civil.

         Pasaron largos años, hasta que, en viaje colectivo-familiar, a Astorga, de la incipiente actual Asociación granadina, me reencontré con el P. Adelino Mª, quien al verme : Oh sorpresa !, me preguntó por mi madre Elisa. Sabía que mi padre, falleció tiempo ha. " Qué tal con tus pinturas.

         ¿Sigues pintando? ". Sinceramente me dejó a cuadros, como vulgarmente se dice. Qué Memorión.

De allí surgió un compromiso tácito, para que algún día le hiciese un retrato " al Óleo ".

Se mostró no obstante, remiso en principio, pero al final, recuerdo, que tomando unos vinos de Toro, en el barrio húmedo de León, ciudad a la que todos nos desplazamos en el Bus, acordamos, para más adelante, el cuándo, cómo y dónde, posaría para mí.

       Como Capellán en la Residencia de Santafé, convenientemente revestido de Celebración, en la Sacristía de la remozada Capilla, junto a la ventana que dá al jardín, iniciamos a media mañana, un buen día primaveral, los preparativos de pose ante el pintor.

      Charla previa para distraer la atención, creando clima de confianza, para mostrar cómo es y quién es. 

Un libro en la mano y actitud confiada y resuelta, a la vez que alegre. Dando una Homilía; con toda naturalidad; en su terreno, postura cómoda, no envarada ni rígida.

      A partir de ahí, fluye el diálogo cómplice, con el que el espíritu se abre sin ambages, mostrando con voz queda, casi en un susurro-confesionario, lo más recóndito de nuestra alma. No hay secretos, sólo verdad y sinceridad. Es la simbiosis nacida entre el modelo y su pintor.

     Precisamos varias sesiones, hasta quedar finalizada la obra. Al acabar cada una de ellas, veníamos a casa, donde "mi Chica", aguarda con el almuerzo, que a Gloria nos sabe, después del trabajo realizado.

    Dios lo llamó a Su lado este Jueves Santo, día del Amor Fraterno, Amor que él derrochó a raudales, durante toda su vida, dedicada al Servicio Divino hacia los demás.

     Al tiempo en que yo rememoro lo hasta aquí escrito, recibe cristiana Sepultura, como JESÚS, un Viernes Santo: designio Divino. DESCANSE EN PAZ.

 

        Intercede ante el Santísimo Redentor y su Amantísima Madre del Perpetuo Socorro, por todos aquellos que en la tierra te quisimos y en el corazón te llevamos.

                                                                                                                        Manuel Pérez Molina.   AA.RR.   Abril 2020

AL P. PAZ.  mi Director,  Profesor, Socio... por José A. del Río 

     

                 CONTIGO                 

     El primer punto de la espiral 

comenzo hace cincuenta y ocho años 
     .....Y nosotros estábamos alli 

 Y aquella espiral fue abriendose ,  
y moldeandose ,
y descubriendo dia a dia
nuevos paisajes, nuevos retos ,
nuevos momentos de armonia e ilusiones compartidas.

      ....Y nosotros estábamos alli

Y el rescoldo de esos dias quedo
Y cualquier excusa vale  para volver a vivir aquellas lineas de nuestra naciente espiral.

    .... Y nosootros estábamos alli

Y os puedo decir sin equivocarme,
que la espiral sigue sus trazos curvilineos,
con nuevos paisajes,
con nuevos retos y momentos,
con renovada ilusion ,
con la rutina diaria,
con su compromiso deseado de volver a vivir el recuerdo 
envolvente de aquellos dias .

.....Y algunos estuvieron de nuevo contigo 
   ( Y todos " estàbamos " alli! )

     Y en aquel punto inicial 
de la espiral de mi infancia
siempre permanecerá la figura de mi Director,
Profesor ,...Socio..AMIGO 

 ......Y hoy, como en aquellos dias ,
un jilguero sigue cantando ,
entre los chopos del Genil .

         tu Antiguo Alumno :Jose A. del Rio Garvi.

A DIOS

Mi vivencia con el P.Paz por Ramón Salamanca AARR

Entre muchas vivencias y acontecimientos ejemplares con el Padre Paz, siempre tengo y practico una costumbre que me inculcó sin pretenderlo, de referirlo todo a Dios.

Al salir de confesar y darle las gracias, siempre decía "A DIOS". Y en cualquier ocasión.

Doblar el pañuelo

Mi vivencia con el P.Paz por Carlos López Sánchez AARR

      Estando de acuerdo en las grandes cualidades que todo el mundo resalta y con las que estoy completamente de acuerdo, me voy a detener en algo aparentemente frívolo e insustancial:

           El P.Paz era un hombre pulcro y educado.Todos recordaréis Aplicación, Conducta y ...Urbanidad. Recuerdo que dándonos, ya de noche,una charla de Urbanidad, en la que nos enseñaba cómo doblar el pañuelo después de limpiarnos los mocos.

        Sigo haciéndolo tal como nos lo enseñó.

        Esta insignificancia demuestra que el cuidado de lo cotidiano,de lo mínimo es un aditamento para tener una escala de valores clara.      Ex parvo ad maxima.

Profundo Silencio

Mi vivencia con el P.Paz por Luis Torrecillas AARR

Por mi parte , en mis años de  convivencia en Santa Fe, con nuestro querido P. PAZ,siempre me Impactó, cuando le observaba  yo, mientras hacíamos Fila por aquellos largos pasillos, fue:

          "SU ACTITUD DE SERENO Y PROFUNDO SILENCIO" 

     Parecia que rezaba , mientras que con su mirada amable,estaba pendiente de nosotros.  Yo me sentía, no vigilado, sino tranquilo y protegido.

    Sentí con mucha pena, la noticia de su Fallecimiento.  Siempre estara en mi corazón y en mis mejores recuerdos, nuestro Inolvidable P.PAZ.  Yo se que desde alli,en la Casa del Padre, estará velando por sus Antiguos Alumnos y rogando a nuestra Madre del Perpetuo Socorro, nos proteja .¡                                                                                                        Descanse en PAZ, El P.Adelino PAZ

 VOLVER

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio Recomendar esta página Recomendar esta página
© Asociación A.Alumnos Redentoristas de Granada LMCastilla

E-mail