ASOCIACIÓN ANTIGUOS ALUMNOS REDENTORISTAS Y CORO SAN ALFONSO
          ASOCIACIÓN    ANTIGUOS   ALUMNOS   REDENTORISTAS  Y  CORO   SAN   ALFONSO   

AREA DE CULTURA-INVESTIGACIÓN

ANTES DE NADA   (Comentario del coordinador)      

Esta área debe facilitar el acceso a lo que se cueza, en estos momentos, a nivel científico. Debemos aprovechar, y también conoce el proyecto y se suma al mismo, la calidad humana y profesional de Luis Fernando Vìlchez: profesor titular en el Departamento de Psicología Evolutiva y de la Educación  de la Facultad de Educación y vicedecano (por un tiempo)   en la Complutense en conexión permanente con otros profesores e investigadores extranjeros, desde hace once años profesor invitado permanente en varias universidades de países latinoamericanos para cursos a postgraduados y profesionales de la educación, …¿Qué le propongo a Luis Fernando? Divulgar, hacer pedagogía de los retos científicos actuales. Que nos facilite en la web esos links a foros científicos reales; no a las tertulias televisivas (a no ser que cumplan el requisito previo de “científico”)

                                                           CONTENIDOS:

                                         Presentación  por el coordinador Bartomé Rivas.

                                             El Transhumanismo por Luis Fernando Vilchez

                                             Música, Arte y Ciencia 1

MÚSICA, ARTE Y CIENCIA 1

 

Enrique Morente y Mauricio Sotelo

 

La música es arte y ciencia … y muchas cosas más, entre ellas, imaginación, creatividad, improvisación, habilidades innatas y otras adquiridas, estudio, práctica y aprendizaje. Hoy quisiera compartir unas reflexiones en torno a los tres descriptores que aparecen en el título de este texto.

 

Permitidme decir que se me ocurrió reflexionar y escribir sobre este tema partiendo del agradecimiento que guardo a profesores de Música que tuvimos, quienes me impulsaron a tocar el piano, junto a otros compañeros, y cultivar la música, ya para siempre: Padres Arrondo (algunas de cuyas composiciones he tenido la emoción de escuchar en Misas durante mis cursos en países latinoamericanos), Chaverri y Núñez (los tres profesores de Música en Santa Fe), P. Paz (no profesor de la materia, pero gran motivador de “lo musical”), el inigualable P. Sanjosé (Valladolid) y de nuevo los Padres Chaverri y Goicoechea en Valladolid. Lo que nos enseñaron está inscrito en la “banda sonora de nuestra vida”. Agradezco también mi estancia por estudios en el Seminario Mayor Redentorista alemán (Gars an Inn, Munich), donde la música era fundamental y a un alto nivel, a lo que cabría añadir el aprendizaje para obtener el título en la práctica y dirección de Gregoriano en la Escuela Superior de Música Sagrada (Salamanca, Madrid). A nadie le extrañe, pues, que la música sea mi afición por excelencia, que cultivo hasta hoy y que, en un momento dado, puse en relación con la Psicología, realizando algunas investigaciones académicas al respecto. Varias de las tesis doctorales que he dirigido en la Universidad Complutense y algunas otras que dirijo u oriento en estos momentos, tienen como tema fundamental las relaciones entre música y psicología. Os aseguro que es un tema apasionante. Con la humildad conveniente, pero también con verdad, he querido contextualizar así el tema al compartir con vosotros estas reflexiones.

 

Detrás de lo que nos hace gozar escuchando, por ejemplo, el concierto para clarinete y orquesta de Mozart, cualquiera de los conciertos de Brandenburgo de Bach, la 5ª de Beethoven o … las composiciones que mi compañero y amigo en el Estudiantado de Valladolid (cuatro cursos mayor) y prematuramente fallecido Ángel Barja (¡un grande!), o las de quien fue organista de la catedral de Granada y excelente compositor, Juan Alfonso García (creo que en el Coro San Alfonso interpretáis algunas de sus obras, como la bellísima Señor, me cansa la vida), su maestro Valentín Ruiz Aznar (también maestro de capilla y organista en la catedral de Granada), junto a otros géneros musicales y compositores como los Beatles, cantaores de flamenco referentes hoy como, Cañizares, Arcángel y Poveda, algunas canciones de Serrat y Sabina, o las voces y obras de cantautoras actuales, como Rozalén o Rosalía, y son solo algunas referencias ilustrativas de autores, géneros y épocas diversos, está todo lo apuntado en el título de estas reflexiones: música, arte y ciencia.

 

En el año recién acabado se cumplieron 10 años del fallecimiento de nuestro paisano Enrique Morente. No solo fue un gran cantaor, sino además un innovador del flamenco y del cante jondo. Siempre he defendido que el gregoriano, el cante jondo y el jazz son “músicas puras” y “músicas-base”, al servicio del alma y del goce estético de quienes las componen, las interpretan y las escuchan. Esto daría para extenderse mucho. Apuntemos tan sólo que del gregoriano surgió la polifonía, sin él no se entendería a nuestro excelso Tomás Luis de Victoria, como no se entenderían muchas de las obras de Falla sin el cante jondo y el flamenco, ni otras de compositores como Gershwin, Bernstein o Copland sin el jazz. Una serie de coincidencias me han permitido conectar y relacionarme con Mauricio Sotelo, uno de nuestros más internacionales compositores desde hace unos 25 años, formado en Viena, y con su mujer, Gemma Romero, profesora de piano en el Conservatorio de El Escorial y gran pianista.

 

En 2015 se estrenó en el Teatro Real de Madrid la ópera El público, compuesta por Mauricio Sotelo, sobre la obra del mismo título de García Lorca, y dirigida por el ya consagrado como gran director a escala internacional, otro paisano nuestro, Pablo Heras-González. El universo musical de esta ópera se mueve entre la tradición operística, el flamenco, la música instrumental contemporánea y el uso de la electrónica en vivo. Mucho tuvo que ver en esa composición la estrecha relación musical entre Morente  y Sotelo. En esta ópera de Sotelo se escuchan citas sonoras a la música de Enrique Morente; por ejemplo, en el cuadro tercero de la ópera después del aria de Julieta hay una paráfrasis de una bulería del disco Lorca de Enrique Morente.

 

Mauricio Sotelo afirmó, a propósito de la dificultad desde el punto de vista compositivo para ensamblar todos esos elementos: “ … difícil e importante para mí fue el planteamiento del inicio de la ópera, que se inicia con el ´Solo del pastor bobo´y del cual yo ya tenía en la cabeza el ´Solo del pastor´, de Enrique Morente … En cuanto a la parte instrumental, una de las referencias y fuentes de inspiración ha sido Las bodas de Fígaro, de Mozart”  (www.culturalresuena.es/2017/09/entrevista-mauricio-sotelo-ii).

 

Afirma también el mismo Mauricio Sotelo: “Morente es para mí muy importante. Yo había pensado en Morente hace tiempo …, la figura de Enrique tenía que estar presente en esa ópera en algún momento, a modo de homenaje” (ib.). Luego están los aspectos emocionales, tan presentes en todo lo que es arte, especialmente en la música. Continúa Sotelo: “Hay dos pilares en mi vida … que están unidos a ciertos elementos vitales. Uno de ellos es el flamenco, que está ligado a Jerez (donde vive mi madre), a mi relación con Enrique Morente, a mi relación con los cantaores y a mi relación con la guitarra (que fue mi primer instrumento) y el otro es Viena (donde estudié), que está unido a Schubert, a Beethoven y a la ópera … Y todo eso forma parte de mi vida. Mi vida musical tiene unos recuerdos muy profundos, como la primera vez que escuché a Paco de Lucía en directo y estuve cenando con él y tomando unos vinos en Viena …” (ib.)

 

Como antes se ha sugerido, pues, una música “nueva”, aunque sea en algunos de sus aspectos, se apoya con gran frecuencia en alguna anterior, o en otras paralelas, a veces de géneros diversos. Eso es (re)crear e innovar, como han hecho Morente y Sotelo. Como han hecho, por otro lado, los compositores de todas las épocas, “citando” melódica o armónicamente a otros, o incluso autocitándose (por ejemplo, ¡el mismísimo Bach en el maravilloso Oratorio de Navidad y con bastantes de sus Corales!) … y como hace necesariamente la ciencia desde que esta existe en cuanto tal. Si hay una línea musical que va desde la Missa brevis gregoriana hasta las composiciones de Juan Alfonso García, antes citado, o la que va desde el flamenco y otras canciones populares hasta Falla, también cabe decir que existe otra línea científica que se extiende desde Leonardo, Copérnico y otros hasta nuestros días, pasando por Galileo, Guillermo de Ockam (sí, el filósofo, inmortalizado por Umberto Eco en Guillermo de Barskerville, personaje protagonista de su merecidamente famosa novela El nombre de la rosa), Newton, Einstein, Hawking, valgan de ejemplo, como tantísimos otros y los científicos actuales, sin necesidad de remitirnos a autores de la Antigüedad clásica.

 

En eso consiste la verdadera tradición, el auténtico sentido de traditio, entrega de unos a otros, cuando hablamos de Ciencia y de Arte en cualquiera de sus manifestaciones. Seguramente que nuestro compañero Manolo Pérez nos podría poner ejemplos muy ilustrativos tomados de los pintores … Sin olvidar algo que se aprecia en lo que comentamos: cómo un arte se halla relacionado con otro, una ciencia con otra, un autor con otro. La verdad (buscada por la ciencia) y la belleza (que pretenden siempre las diversas artes) tienen en su constitución interna y en su desarrollo mucho de multirrelación y multidisciplinariedad.

 

Para terminar, adjunto un enlace musical, con “reinvenciones” magníficas, a partir de J. S. Bach, convirtiendo algunas de sus composiciones en jazz. El “reinventor” o innovador en este caso es Jacques Loussier, compositor e intérprete francés fallecido en 2019. Titula su obra Play Bach, haciendo un ingenioso juego lingüístico y pueden reconocerse en ella conocidísimas melodías de Bach “prolongadas y transformadas” en jazz. Espero que os guste. No he encontrado mejor ejemplo para ilustrar algunos de los aspectos que he compartido con vosotros en estas reflexiones.

            https://youtu.be/9zO_v3HP7Wc

Nota:  Pulsa en el widget de más abajo para escuchar la música que propone Luis Fernando.

PULSA PARA ESCUCHAR A Jacques Loussier Y su obra Play Bach,

 

FRENTE AL TRANSHUMANISMO, OTRA VISIÓN DEL SER HUMANO EN RELACIÓN CON LAS TECNOLOGÍAS Y EL PROGRESO. ÉTICA DE LA FINITUD HUMANA.

                                                           Por Luis Fernando Vilchez          AQUÍ ENCONTRARÁS:  El transhumanismo 1    

                                                 El transhumanismo 2              

                                              El transhumanismo 3 Publicado 10/12/20

 

ENVIAR APORTACIONES  al  RESPONSABLE del ÁREA   Luis Fernándo Vílchez                                                                                                                                                                       UTILIZA el formulario:

Su mensaje del formulario se ha enviado correctamente.

Ha introducido los siguientes datos:

Participación: AREA DE CULTURA-INVESTIGACIÓN

Por favor, corrija los datos introducidos en los campos siguientes:
Al enviar el formulario se ha producido un error. Inténtelo de nuevo más tarde.

Atención: Los espacios marcados con * son obligatorios.

Éste es un contador específico de esta página.

Lo inicio 27/11/20 cuando el contador general (aparece en INICIO, columna de la izquietrda)  marcaba 101.095 visitas    

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio Recomendar esta página Recomendar esta página
© Asociación A.Alumnos Redentoristas de Granada LMCastilla

E-mail